El Arte de unir las dos manos

Al unir las dos manos cultivas el sentido de gratitud y no queda espacio para el conflicto. No queda espacio para el enfado.

En Japón este gesto se llama Gassho. Significa «las palmas de las manos juntas» o «dos manos que se juntan». Es una antigua expresión de saludo, de petición, de gratitud, de veneración o súplica. El hecho de que las dos manos (dualidad) estén juntas es la expresión de «una sola mente».

Gassho es más que una pose.  Colocamos juntas nuestra mano derecha e izquierda, que son opuestos. También representa otros opuestos: tú y yo, luz y oscuridad, ignorancia y sabiduría, vida y muerte. Mantener las manos unidas alivia la ansiedad y ejerce una influencia tranquilizadora. La mente se calma.

Asimismo, Gassho simboliza respeto. Cuando hacemos sinceramente Gassho por los demás, se crea una mutua simpatía. También es una expresión de nuestros sentimientos de gratitud y nuestra interconexión entre nosotros. Simboliza la comprensión de que nuestras vidas están respaldadas por innumerables causas y condiciones. La mano derecha esta en relación con el mundo de la razón y el cerebro, y por otro lado, la mano izquierda corresponde a nuestra intuicióny a la espiritualidad. Las manos juntas puestas de esta forma entrelazan el ego y el cosmos, lo material con lo espiritual. Es el equivalente en japonés al clásico Namaste del hinduismo, la única diferencia es que Gassho suele incluir una pequeña reverencia hacia adelante en algunos casos.

He preferido utilizar el término Gassho porque lo descubrí este gesto en primer retiro zen, y desde entonces lo he incorporado a mi vida.

Te animo a que pienses profundamente sobre el significado de unir tus dos manos y lo practiques a tu manera.

 

 

 

 

No Comments

Post A Comment