Mindfulness: el camino del corazón

“El carácter chino para atención plena se compone de dos partes, la de arriba significa «ahora, esto», la de abajo significa «mente, corazón».”

Para mí mindfulness ha supuesto conectar con el camino del corazón. Un camino que está en el mapa de todos pero, en la mayoría de los casos, oculto en la oscuridad… necesitas iluminarlo llevándole luz y consciencia. Es imposible encontrarlo cuando vives en piloto automático en cuyo caso, lo más probable , además, es te pierdas en los caminos predeterminados donde “se supone” que está la felicidad.

Supongo que os resulta familiar la expresión “haz lo que el corazón te diga”, pero. ¿cómo escuchar tu corazón en una sociedad en la que la mayor parte del tiempo vamos agetreados de una cosa a otra?

Cuando estamos atrapados por preocupaciones y rumiaciones, no somos conscientes, sino que funcionamos de forma reactiva, en modo piloto automático . Esto nos lleva a, como dice Kabat-Zinn:”no ser conscientes ni comprender nuestra propia mente ni cómo esta influye en nuestras percepciones y en nuestras acciones”.

Para escucharte hace falta desactivar el piloto automático y conectar con tu interior con tu centro, tu verdadera esencia y con atención plena. Todos tenemos la capacidad de alcanzar la atención plena, lo que se necesita es cultivar la capacidad de prestar atención al momento presente.

“Mindfulness es en última instancia un acto de amor… con la vida, con la realidad y con la imaginación; con la belleza de nuestro ser, con nuestro corazón, con nuestro cuerpo, con nuestra mente y con el mundo”.

El camino del minfulness Mindfulness, básicamente, constituye una forma determinada de prestar atención. Se trata de mirar en tu interior con la intención de hacerte preguntas y autocomprenderte. La atención plena es una herramienta para la autocomprensión. Nos pasamos la vida si ser conscientes de que somos arrastrados por los hábitos y la reactividad.

Con la práctica de mindfulness puedes aprender cómo observar  tu mente, a vigilar tus ideas y soltarlas sin que te capturen, a responder en lugar de reaccionar. Cultivas ser consciente de tus sensaciones, tus emociones momento a momentio…

El cultivo de la atención plena puede llevarte a descubrir en ti lugares de calma y claridad, una visión profunda de ti mismo, posibilitándote la creación de un nuevo espacio creativo y transformador, nuevas formas de observar viejos problemas que abren nuevas oportunidades, momento a momento… y esto no lo puede hacer nadie por ti al igual de cuando haces ejercicio para entrenar tu cuerpo o cuando comes para alimentarte.

Si aumentas la conciencia, los cambios en tu vida vienen solos. Requiere disciplina, pero lo más curioso es que no hay que hacer nada. Lo que propone la atención plena no es que uno cambie su vida, sino que se enamore de ella. Jon Kabat Zinn

Cuando imparto cursos de mindfulness me llena de alegría ve cómo van encontrando el camino del corazón los participantes. Cómo se les enciende la mirada al hablar de aspectos de su entorno que antes les pasaban desapercibidos. El regreso a la naturaleza. O cómo mejoran sus relaciones con su familia o los demás, entre otras cosas. Entonces sé que están recorriendo el camino del mindfulness y puede ser que se olviden al terminar el curso, pero una vez lo han transitado, han aprendido un forma de llegar a su propia esencia, a un lugar en sí mismos donde, a pesar de las tormentas, pueden encontrar calma y serenidad.

No Comments

Post A Comment